La insulinoterapia

La diabetes mellitus está provocada por una carencia de insulina disponible. Los niveles de insulina de su perro diabético deben ser restaurados con inyecciones diarias de insulina.

La insulina que existe para uso veterinario es un peparado de insulina lente usado para el tratamiento de los perros diabéticos. Se extrae del páncreas de los cerdos. La insulina porcina tiene exactamente la misma estructura que la insulina canina.

Los cuidados de la insulina de su perro diabético

La insulina es una sustancia delicada. El uso y la conservación incorrectos de la insulina pueden hacer que ésta no tenga el efecto adecuado.

  • La insulina siempre debe conservarse en el refrigerador: sáquela sólo cuando vaya a preparar una inyección.
  • La insulina no debe congelarse: la congelación la destruye.
  • Conserve siempre la insulina en posición vertical: esto ayudará a evitar una cristalización excesiva alrededor del tapón del vial.
  • Agitar vigorosamente el vial hasta obtener una suspensión homogénea lechosa. Se debe permitir que la espuma que se forma en la superficie de la suspensión al agitar el producto desaparezca antes de usar y, si se requiere, el producto se debe mezclar suavemente para mantener la suspensión homogénea y uniforme antes de usar. Se pueden formar aglomerados en la suspensión de insulina: no use el producto si persisten los aglomerados visibles después de agitar vigorosamente.

Para obtener instrucciones completas sobre la inyección de la insulina véase:

El tratamiento de la diabetes en los perros